Un análisis de Mark Ritson con más calma y perspectiva